Donación A Escribir Desde El Alma

OCTAVIO PAZ, Poema de “La estación violenta”

¿Que tal amigo/a? Este poeta prójimo, el adorable Octavio, tiene un caudal inagotable de poemas conectados. Me encanta este fragmento del poema "Rio" que quiero compartir contigo. Gracias.

“Detenerse un instante, detener a mi sangre que va y viene, va y viene y no dice nada
Sentado sobre mí mismo como el yoguín a la sombra de la higuera, como Buda a la orilla del río, detener al instante,
Un solo instante, sentado a la orilla del tiempo, borrar mi imagen del río, que habla dormido y no dice nada y me lleva consigo,
Sentado a la orilla detener al río, abrir el instante, penetrar por sus salas atónitas hasta su centro de agua,
Beber en la fuente inagotable, ser la cascada de sílabas azules que cae de los labios de piedra,
Sentado a la orilla de la noche como Buda a la orilla de sí mismo ser el parpadeo del instante,
El incendio y la destrucción y el nacimiento del instante y la respiración de la noche fluyendo enorme a la orilla del tiempo,
Decir lo que dice el río, larga palabra semejante a labios, larga palabra que no acaba nunca,
Decir lo que dice el tiempo en duras frases de piedra, en vastos ademanes de mar cubriendo mundos.

A mitad del poema me sobrecoge siempre un gran desamparo, todo me abandona,
No hay nadie a mi lado, ni siquiera esos ojos que desde atrás contemplan lo que escribo,
No hay atrás ni adelante, la pluma se rebela, no hay comienzo ni fin, tampoco hay muro que saltar,
Es una explanada desierta el poema, lo dicho no está dicho, lo no dicho es indecible,
Torres, terrazas devastadas, babilonias, un mar de sal negra, un reino ciego,
                                                           No,
Detenerme, callar, cerrar los ojos hasta que brote de mis párpados una espiga, un surtidor de soles,
Y el alfabeto ondule largamente bajo el viento del sueño y la marea crezca en una ola y la ola rompa el dique,
Esperar hasta que el papel se cubra de astros y sea el poema un bosque de palabras enlazadas,
                                                           No,
No tengo nada que decir, nadie tiene nada que decir, nada ni nadie excepto la sangre,
Nada sino este ir y venir de la sangre, este escribir sobre lo escrito y repetir la misma palabra en mitad del poema,
Sílabas de tiempo, letras rotas, gotas de tinta, sangre que va y viene y no dice nada y me lleva consigo.”
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

2 comentarios:

  1. Realmente me ha gustado. Gracias por compartirlo. También es interesante la complementación (de tipo teórico) entre este poema y tu 'Poética' del siguiente post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo. Intento que haya un sentido y una autoridad contrastada en la linea del blog. No es cuestión de justificación, es permitiros recorrer mi camino, que en ese preciso instante es vuestro y la experiencia será siempre complementaria a la mía.
      En un poema que recité en el 1er. Recital de Poesía Conectada, aparece el espíritu de Paz (y nunca mejor dicho):
      Huelo el camino del invierno.
      El rumor del río tapa mis pisadas.
      El paisaje invernal y triste
      Calla por el estertor de los aviones.
      En un remanso en paz me siento,
      Expectante el resto, la naturaleza
      Ya contemplándose a sí misma:
      Liquen sobre mi coronilla,
      Nieve en mi despoblada frente,
      Eucaliptos tras la garganta,
      Manantiales bajo mi pecho,
      Constelaciones desde el vientre,
      Cuevas y puentes entrepiernas.
      Despierto por las abubillas
      Ante nubes con mil resquicios.
      Un nuevo cielo esplendoroso
      Se abre perfumando de invierno el camino,
      Con el silencio de ribera
      Alegrando un paisaje contra la bruma;
      Y el ruidoso rodar de coches
      Acompañando el frio para olvidar…
      Remansado de paz me siento.

      Gracias

      Eliminar

Gracias por participar =)