Donación A Escribir Desde El Alma

Yorgos Seferis, Extracto de El Sentimiento De La Eternidad

La obra del hombre alarga inimaginablemente su vida temporal. Las generaciones germinan y caen como las hojas, los pueblos se borran de la faz de la tierra; el arte permanece. Pero una vida humana, por más larga que sea, aunque se compare incluso con toda la vida de la humanidad, tiene un principio y un fin: lleva con ella el defecto de la destrucción. Sin embargo, el hombre ha sido hecho de tal forma que no puede vivir sin la seguridad de lo eterno. A veces sacrifica la eternidad. Los más elevados espíritus que pasaron sobre este mundo la eligieron terminantemente y la prefirieron. Porque la idea de la eternidad, que parece ser una interrupción, una apertura de nuestra vida terrena, un relámpago que nos golpea en el momento presente, en vez de un interminable desarrollo temporal hasta el infinito, parece ser también algo básicamente contrario a la idea de la vida terrenal, tal como le concebimos de ordinario.
<<Si todo el mundo se volviese del revés –decía san Juan de la Cruz-, se perturbaría sin razón y lo malo que padecerían nuestras almas, ante tal turbación, sería mayor que lo bueno.>>
        Refiero este texto que me llena de tranquilidad, porque nos presenta una perfecta imagen del hombre que está sostenido por lo eterno, y nos muestra qué indiferentes pueden ser para él los acontecimientos del mundo terreno. Un hombre semejante se comunica con Dios y no se ciega demasiado en su comunicación con los hombres, puesto que su experiencia es incomunicable. Pero el poeta, aunque su función poética tenga analogías y parecidos con el éxtasis místico, se diferencia de él básicamente en esto: que no es poeta si no siente la necesidad y si no logra comunicar su condición poética a los demás. Y para obtener este fin, sólo puede utilizar medios humanos, que no podemos definir en virtud de las obras externas ni de los a priori, porque están en movimiento continuo y se transforman. Nuestra comunicación con lo eterno puede constituir un fin del arte, aunque preferiría no pronunciar tan grandes palabras sobre cuestiones en las que nuestras luces son escasas. Pero si esto es verdad, creo que no tiene base decir que lo eterno nos dicta cánones para saber la manera con la que podamos escribir buena o mala poesía. Porque exactamente, según lo formuló otro creyente de lo absoluto (Julien Benda), <<me gusta que lo eterno esté en su sitio, y lo eterno no está en su sitio si se encuentra entre hipótesis humanas>>.


DE “Monólogo sobre la poesía”
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar =)