Donación A Escribir Desde El Alma

Recitales poetico-meditativos en la MISERICORDIA

PAZ Y BIEN
Días antes de Semana Santa y hace unos días diseñé y facilité un espacio para tener una experiencia de la MISERICORDIA compartiendo las vivencias de poetas, y sus obras.
No es lugar este para compartir 30 ó 40 poemas, pero sí unos cuantos, y los carteles de los eventos.
recital-poesia-misericordia-miguel-angel-cervantes

De CARMEN CONDE

En Ti, mi Dios,

en Ti quiero estar callada.

Transparentándote.

Resonándote.

Y que todo este enlace de huesos y músculos

huela a tomillo fresco,

sea lo menos visible de la naturaleza:

lo más cándido de cuanto ignoro tuyo.



Nunca más corazón,

cuerpo, voz inútil entre lo efímero

ni entre lo eterno, porque yo, Señor…

¡Déjame pedirte lo que no sé,

lo que no puedo pensar:

una brizna de tu voluntad en tu voluntad,

que al desgajarse de lo que aquí ama,

de  no volverlo a hallar,

idéntico, ello otra vez,

te pide le otorgues la misericordia

del no ser absoluto!

He delinquido de tal manera

yéndome sin lograr alas,

sin sacar ángeles de mí ni de otros,

que tendré vergüenza eterna

de mi ruindad.



¿Para qué contar conmigo, luego?

Creo en Ti y en todo.

Pero déjame, Señor…

¡Déjame con tu perdón, fruta de luz en mis dientes,

más duraderos que los senos

que te latieron a Ti!
recital-poesia-cartel-miguel-angel-cervantes

MISERICORDIA de LUIS ROSALES
Señor, Señor,
gravitación de horizontes en sereno equilibrio,
playa de soledades donde el cielo y el mar fueran estatuas,
mansedumbre sin voz, hierba de siempre, sosiego de mis ojos,
escúchame:
tú sabes que yo nunca he negado el presente
y el presente eras tú cuando yo te buscaba
por los rincones de mis ojos heridos,
por la corriente viva de las aguas empapadas  de cielo,
y en la nieve,
a ti, Señor,
amor sin determinaciones,
presencia sin instante
a ti, Señor, en la nieve absoluta;
nunca en el mar
porque el mar nos lleva lejos de ti,
nos aísla, nos hace dioses sobre la arena de la playa,
por su oculto brillar de premura en acopio,
por la ciega oración de los sentidos;
nunca en el mar
donde nacen las olas con los labios cerrados,
porque el mar quiebra su línea para no espejar el cielo,
y yo te busco, Señor, Dios de misericordia,
con los ojos anegados en llanto,
sin saber nada, sin desear nada,
pero también sin olvidar nada para entregarme a ti.
Suprime mi sonrisa, cámbiala por el gozo:
esa sobria y precisa alegría que no turba ni ofende,
suprime mi sonrisa, Señor, hoy que comienza
esta ascensión callada por la fiebre del pasmo;
dime, dime, Señor, ¿qué es este gozo mío?,
¿por qué sabe a madera mi voz cuando te nombro?
¿por qué un cuerpo de hombre se desdobla en la sombra?;
dime tú, luz rendida, advenir sosegado,
¿a qué suerte de visión encendida le llamamos amor?,
¿no ha llegado la noche donde todo se junta?,
cúmplase en mí tu voluntad, Dios mío.
He aquí que fue el silencio el primero de tus dones,
era el silencio:
tierra sin hierba en noche estremecida,
después sólo tus ojos entre el ser y la nada;
¿qué evidencia de amor movió su lengua?;
era el silencio,
toda la tierra en éxtasis como un mar asombrado;
fue cántico la vida porque el silencio era
sobre el haz de las aguas la unidad de las cosas.
Comprended
que el silencio es como una oración inmóvil,
como el desangrarse de un corazón;
oíd, montes, mares, islas:
he aquí que el silencio es amor;
yo lo pongo a tus plantas y con él la norma,
la intención de perseverar en el instante puro;
no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde.
He aquí que ahora tengo un amor abandonado a ser puro
instante supremo,
un amor cuya sola presencia era ya una oración;
fue tránsito en sus ojos la ceguera del agua,
y vibraba en su piel
el vaho manso y caliente que desprenden los lirios;
todo por ti, Señor, pura brisa sin norma,
porque el amor es como un gran desierto lleno de su presencia,
cielo postrado, mar sin orillas, alba,
su soledad fue abriendo una puerta en el viento;
todo por ti, Señor, total forma gozosa
vivido, dulce, grave, transparente y herido:
hay que ordenar la espuma y dejar correr el agua;
oíd, montes, mares, islas:
era el amor,
sin nada,
el milagro sin límites de su ensimismamiento;
yo lo entrego en tus manos de nieve y llanto míos,
con él te ofrezco el universo entero;
no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde.
Aún me brindaste el don del llanto,
fue impotencia de ser como tú deseabas,
cristiana certidumbre de sentirme incompleto;
fue vanidad de perfección, decía:
Yo no burlaré el dolor;
y era el llanto, Señor, la oración de la carne,
tú tan sólo comprendes esta impureza mía
porque nada me ha engañado tanto como mi sinceridad;
no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde.
He aquí que aún me queda el dolor,
ese dolor conmovido y callado que tienen los puertos
y las manos de los locos;
mis oídos y mi lengua olvidan las palabras,
gasta el dolor mi cuerpo como un leño encendido,
y yo pregunto, yo, hombre tan sin consuelo,
nacido de mujer, nacido para siempre,
para siempre, Señor, por la iluminación de tu misericordia;
yo pregunto: ¿qué es el dolor?;
oíd montes, mares, islas:
yo no he de hablar de la amargura de mi alma,
porque el dolor no es la sombra de tu cuerpo
sino tu cuerpo mismo,
tu cuerpo de cristal encendido tan claro:
el dolor es la llama de tu visitación.
Yo lo pongo a tus plantas y con él la soledad
donde mi propia carne se desposó conmigo;
soledad de la infancia que me hizo pecar tanto,
y que hoy vuelvo a sentir
como el descendimiento de la cruz donde estuve,
como el desprendimiento del peso de su cuerpo para el hombre crucificado.
Y he aquí que era la soledad mi última tentación;
tú me escuchas, Señor, número tan divino,
total forma gozosa, presencia sin instante,
tú haces rodar el sol por la pendiente del día
y has visto las estrellas abriéndose en el cielo,
tú que afirmas mis pies en la tierra que pasa,
tú que has puesto en la angustia de mis labios de hombre
una sola palabra de temblor aterido;
todo te lo devuelvo para quedar desnudo
y ya, sin voz, ante ti, te pido que no apagues
la hora mansa y la paz de mi entrega absoluta;
no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde;
oíd, montes, mares, islas:
gracias, Señor, por esta total nada serena que a mi inquietud le brindas,
sin un temblor,
humanamente solo,
misericordia pido, Señor, misericordia.

recital-poesia-invitacion-miguel-angel-cervantes


De MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA
A NUESTRA SEÑORA
Virgen que el sol más bella,
Madre de Dios, que es toda tu alabanza:
Del mar del mundo Estrella,
Por quien el alma alcanza
A ver de sus borrascas la bonanza.
En mi aflicción te invoco:
Advierte, ¡oh gran Señora!, que me anego;
Pues ya en las sirtes toco
Del desvalido y ciego
Temor, a quien el alma ansiosa entrego.
La voluntad, que es mía,
Y la puedo guardar, esa os ofrezco,
Santísima María:
Mirad, que desfallezco:
Dadme, Señora, el bien que no merezco.
De LUCRECIO SERRANO
LA VIRGEN DE LA ESCALERA
Encontrada a la altura del silencio
-tu rostro de dulzura apasionada,
al frente el valle del dolor humano-
escondes en tu manto de ternura
el cobijo más puro de la estrella.
Siempre esperando por si acoso el hombre
necesita el milagro de algún vino,
siempre esperando por si acaso al día,
siempre esperando al hombre por ser hombre.

Yo traigo mi manojo de tormentos
aprendido en espinas del calvario,
y traigo un largo cuajarón de frío
envuelto en las arrugas del ocaso-
he vuelto del camino hacia la tierra
donde crecen la sed y los zarzales,
donde el cuervo arracima entre su pico
el hedor despojado de los nombres.
He vuelto, Madre, con la mano herida
y un dolor de cuchillo que me saja,
y una angustia de trenas anudadas
que arrancan de mi pecho vendavales.

Tu sonrisa es consuelo de afligidos,
estrellas de los mares te acompañan,
tu torre es de marfil y luz de faro,
auxilio de mi vida y de mis sueños.
A solas con mi duda y mi equipaje
amontono las penas y los días
que encaraman el valle de las lágrimas,
y rezo mudo mi oración de salves,
sabiendo que una mano sigilosa
por mí dejó prendido entre las tuyas
el ramo de mi vida que tú sabes.
GRACIAS.
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar


Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

1 comentario:

  1. Son muy bellas y sentidas las poesías, por la gratitud, por el amor y por la entrega, gracias.

    ResponderEliminar

Gracias por participar =)