Donación A Escribir Desde El Alma

4 razones poderosas por las que Escribo (4 Personas)

Paz y bien, 
creo que ya lo he contado en alguna conferencia y algunos en petit comité. De pequeño me enteré de mi nombre y decidí ser escritor. No sé cómo llegué a la conclusión de que Don Miguel de Cervantes no era un buen poeta, sabía que era el más grande prosista del mundo; y de teatro no era demasiado malo, tiene cosas de valor. En cambio en poesía  intuía que no era bueno o era del montón. Confieso que en el Quijote no he pasado del primer poema, me desenganchaba siempre.
Dicho lo cual con la inconsciencia de un niño ignorante, porque en mi casa había pocos libros y la única afición a la lectura era la de mi padre, los domingos compraba el periódico YA y se lo leía esa mañana en vez de ir a misa, y como no lo acababa, a lo largo de la semana le contemplaba leer las noticias del domingo pasado, me gustaba el interés que mostraba. Mi padre es la persona que más me ha motivado, sin saberlo, a apreciar el valor de la lectura, la entrega a lo que hago.
Aunque parezca mentira, con todo este caldo de cultivo decido dedicarme a escribir poesía. Supuse que ahí podría brillar, jejeje (qué cosas se piensan de pequeño cuando el ego todavía no te machaca). Decisión que no fue operativa hasta pasados unos años ¿Cómo iba a escribir poesía si no leía poesía?
En la adolescencia es cuando descubro los tres escritores (poetas) que transformarían mi vida. Y un novelista que forjó en mí la persistencia. No es otro que Hermann Hesse, aunque de este no hablaré hoy.

Entro a contarte sin más dilación que yo el amor lo descubría, no con Bécquer, fue con Pedro Salinas, poeta de la Generación del 27 y con los cantautores cubanos Pablo Milanés y Silvio Rodríguez. Cuando escribo de amor y profundizo en este sentimiento este poeta y La voz a ti debida se manifiestan, sus poemas son el sustrato de mi escritura. Te regalo de Pedro Salinas este significativo poema que me ha marcado la vida y la concepción amorosa, las relaciones que he tenido y tengo:
blogdeescritura-escritura-salinas-miguel-angel-cervantes

Sí, por detrás de las gentes te busco.
No en tu nombre, si lo dicen
no en tu imagen, si la pintan.
Detrás, detrás, más allá.
Por detrás de ti te busco.
No en tu espejo, no en tu letra,
ni en tu alma
Detrás, más allá.
También detrás, más atrás
de mí te busco. No eres
lo que yo siento de ti.
No eres
Io que me está palpitando
con sangre mía en las venas,
sin ser yo.
Detrás, más allá te busco.
Por encontrarte, dejar
de vivir en ti, y en mí,
y en los otros.
 Vivir ya detrás de todo,
al otro lado de todo
—por encontrarte—,
como si fuese morir.

El otro poeta que me cautivó, me hizo ser lo que soy hoy, y escribir de lo que escribo es  el gozoso e inconmensurable Jorge Guillén, el poeta del ser lo llamo yo. Este poema es el compendio para mí de lo que significa esa sabiduría del poeta que he heredado:
blogdeescritura-escritura-guillen-miguel-angel-cervantes

Más allá
(El alma vuelve al cuerpo,
Se dirige a los ojos
Y choca.) --¡Luz! Me invade
Todo mi ser. ¡Asombro!

Intacto aún, enorme,
Rodea el tiempo…Ruidos
Irrumpen. ¡Cómo saltan
Sobre los amarillos

Todavía no agudos
De un sol hecho ternura
De rayo alboreado
Para estancia difusa,

Mientras van presentándose
Todas las consistencias
Que al disponerse en cosas
Me limitan, me centran!

¿Hubo un caos? Muy lejos
De su origen, me brinda
Por entre hervor de luz
Frescura en chispas. ¡Día!

Una seguridad
Se extiende, cunde, manda.
El esplendor aploma
La insinuada mañana.

Y la mañana pesa,
Vibra sobre mis ojos,
Que volverán a ver
Lo extraordinario: todo.

Todo está concentrado
Por siglos de raíz
Dentro de este minuto,
Eterno y para mí.


Y sobre los instantes
Que pasan de continuo
Voy salvando el presente
Eternidad en vilo.

Corre la sangre, corre
Con fatal avidez.
A ciegas acumulo
Destino: quiero ser.

Ser, nada más. Y basta.
Es la absoluta dicha.
¡Con la esencia en silencio
Tanto se identifica!

¡Al azar de las suertes
Únicas de un tropel
Surgir entre los siglos,
Alzarse con el ser,

Y a la fuerza fundirse
Con la sonoridad
Más tenaz: sí, sí, sí,
La palabra del mar!

Todo me comunica,
Vencedor, hecho mundo,
Su brío para ser
De veras real, en triunfo.

Soy, más: estoy. Respiro.
Lo profundo es el aire.
La realidad me inventa,
Soy su leyenda. ¡Salve!


Te dejo este poema que habla de este tiempo y estación primaveral:
De pronto, la tarde
Vibró como aquellas
De entonces – ¿te acuerdas?–
Íntimas y grandes.
 Era aquel aroma
De Mayo y de Junio
Con favores juntos
De flor y de fronda.
Fijo en el recuerdo,
Vi cómo defiendes,
Corazón ausente
Del sol, tiempo eterno.
Las rosas gozadas
Elevan tu encanto,
Sin cesar en alto
Rapto hacia mañana.
De nuevo impacientes,
Los goces de ayer
En labios con sed
Van por Hoy a Siempre

Y Pablo Neruda, el poeta de la naturaleza o madre tierra iluminó  mi camino y me hizo consciente de la importancia de la energía tierra. Aparte de sus magistrales obras del amor y las “revolucionarias”,surrealistas.... Empapar mi corazón con Canto General fue una conmoción. Todavía se me ponen los pelos como escarpias al leer este poema:
blogdeescritura-escritura-neruda-miguel-angel-cervantes


VI
PAZ para los crepúsculos que vienen,
paz para el puente, paz para el vino,
paz para las letras que me buscan
y que en mi sangre suben enredando
el viejo canto con tierra y amores,
paz para la ciudad en la mañana
cuando despierta el pan, paz para el río
Mississippi, río de las raíces:
paz para la camisa de mi hermano,
paz en el libro como un sello de aire,
paz para el gran koljós de Kíev,
paz para las cenizas de estos muertos
y de estos otros muertos, paz para el hierro
negro de Brooklyn, paz para el cartero
de casa en casa como el día,
paz para el coreógrafo que grita
con un embudo a las enredaderas,
paz para mi mano derecha,
que sólo quiere escribir Rosario:
paz para el boliviano secreto
como una piedra de estaño, paz
para que tú te cases, paz para todos
los aserraderos de Bío Bío,
paz para el corazón desgarrado
de España guerrillera:
paz para el pequeño Museo de Wyoming
en donde lo más dulce
es una almohada con un corazón bordado,
paz para el panadero y sus amores
        y paz para la harina: paz
        para todo el trigo que debe nacer,
        para todo el amor que buscará follaje,
        paz para todos los que viven: paz
        para todas las tierras y las aguas.
Yo aquí me despido, vuelvo
a mi casa, en mis sueños,
vuelvo a la Patagonia en donde
el viento golpea los establos
y salpica hielo el Océano.
Soy nada más que un poeta: os amo a todos,
ando errante por el mundo que amo:
en mi patria encarcelan mineros
y los soldados mandan a los jueces.
Pero yo amo hasta las raíces
de mi pequeño país frío.
Si tuviera que morir mil veces
allí quiero morir:
si tuviera que nacer mil veces
allí quiero nacer,
cerca de la araucaria salvaje,
del vendaval del viento sur,
de las campanas recién compradas.
Que nadie piense en mí.
Pensemos en toda la tierra,
golpeando con amor en la mesa.
No quiero que vuelva la sangre
a empapar el pan, los frijoles,
la música: quiero que venga
conmigo el minero, la niña,
el abogado, el marinero,
el fabricante de muñecas,
que entremos al cine y salgamos
a beber el vino más rojo.
Yo no vengo a resolver nada.
Yo vine aquí para cantar
y para que cantes conmigo.

GRACIAS
Miguel  Ángel Cervantes

Mentor de Escritura para personas inspiradoras y entregadas con bloque creativo.
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar =)