Donación A Escribir Desde El Alma

El Pardo en la Poesía. Conferencia Recital de poemas

recital-el-pardo-poesia-miguel-angel-cervantes

PAZ Y BIEN
Organizado y promovido por la Amigos de la Historia de El Pardo, creo esta Conferencia y Lectura de poemas con el motivo fundamental de El Pardo.
Hay 3 focos históricos y líricos en los que he puesto foco para realizar esta actividad que nos va a emocionar. Estos son los poetas que disfrutaron de este Real Sitio y de los que leeremos sus vivencias poéticas.

POEMAS a El Pardo (Real Sitio, paisaje, flora y fauna)
Luís de Góngora
Lope de Vega
Calderón de la Barca
Poema del “Folleto escuela de latinidad” (hacia 1830)
Antonio Machado
Rafael Alberti

Antonio Oliver

De estos es fácil conseguir los poemas en cualquier buscador. Pero de los siguientes poetas que puedo denominar poetas de El Pardo, por su vinculación personal y sentimental, es de quien voy a compartir los poemas. Entre estos últimos incluiré un poema mío de comienzo de los 90 del siglo pasado y un par más:

Asterio Cortecero Lozano
Manuel F. Hernando Mora
Ángel Aparicio Sánchez
Eduardo Prieto García




POEMAS DE  ASTERIO CORTECERO LOZANO


MONTE DE EL PARDO


Monte de El Pardo bravío,
tu corazón es dehesa
tu tierra madre fecunda
parida por la saliega.
Brava la escarcha de enero
que arropa tu blanca arena.

Baja el Río Manzanares
empujado por la sierra,
herido por los barrancos,
maltratado por la piedra;
al besar el Puente Romano,
sus aguas se vuelven lentas,
se duermen en el espacio
tálamo de junco y arena.

Tus encinares dormidos
casi no se desperezan,
duermen los inviernos fríos
cubiertos de fina escarcha
y manta de espesa niebla.

Los arroyos que te abrevan
cosidos de sombras despiertas.
Tejada brota de vida,
esperas la luna nueva
que venga vestida de mayo
como espera el guarda al furtivo
a lomos de su caballo.

Zarzuela tus chopos viejos
juegan entre la fresneda
a ser jóvenes airosos,
que mueren, entre verde y verde
de pinos de la rivera.

Rivera de Maninas
perfumadas de romeros,
labiérnagos arraigados
como tormenta a los truenos.

Y el capricho del torvisco
que anda por solitario,
envidia tiene el tamujo
que van juntos de la mano,
como los fresnos de Trofas
bailando a un solo paso.

El Goloso y Querada,
camino entre alcornoques,
huelen a vino y coscoja,
la rabia y la sed del hombre.

Monte El Pardo, Pardo
la Quinta y sus olivares,
recuerdo de Andalucía.
Castilla, patrón de madre,
El Hito jardín de enebros
del Águila los jarales,
Atalaya de romeros.

La Torre y Navachescas,
dormidero de encinares.

Mientras el cielo lo surcan,
las águilas imperiales,
y van sembrando de celo
beso a beso cada tarde.

Valdeleganar aireada,
escudo de daga y sable,
Angorrilla y Velada,
novias del río Manzanares.

Monte de El pardo, Pardo, Pardo,
ya oigo el rumor del aire,
canción de encina y arena
que a ti no te baile nadie.

el-pardo-poema-miguel-angel-cervantes


POEMAS A EL PARDO DE MANUEL F. HERNANDO MORA

RIO MANZANARES
Baja apesadumbrado el Manzanares,
sin ilusión que avive su mirada,
buscando eternidad para morada.
Mas, ¿No sientes de El Pardo sus pesares?

Te aferras a la vida y a los mares,
a la poma de Adán, a su llamada,
flotando por edenes de la nada,
entre piedras y tímidos azares.

Callada excitación sin movimiento,
audaz parando el tiempo. ¡Gran tirano!
pero noble y cautivo misionero.

En otro tiempo voraz y violento,
cuando la poma fluctuaba en vano.
Ahora con torso humano y prisionero.




ALMA DE EL PARDO 

Por si chispea o no llueve,
el encantado cantueso
se empapa en copos de nieve.

Entre las encinas verdes
se hizo un silencio sombrío
cuando se fueron las gentes.

Al fondo suena una fuente:
Cristal de perlas sonoras
que por sus caños se vierten.

Sólo la luna se mueve
en el espejo del agua,
mirándose en la corriente.

¡Qué olor a tomillo viene!
Te trae aromas de monte
con frenesí de claveles.

¡Ay, que endrino de repente!
Con los puñales del viento
se desangra en el relente.

Antes que fragancias lleguen:
de jara, pino, romero…
Fulge la luz en la muerte.

Con exequias amanece.
Entre las piedras quemadas
yace un torvisco rebelde.

El fuego todo lo puede.
Sólo la luna se salva,
entre el rumor de la gente.

Llorando están en silencio
Las miradas transparentes,
que flotan entre los bosques
y que a las llamas detiene.

Pende del cielo un milagro
y el humo se torne verde.
Cantueso, jara y tomillo

Gritan al mundo su suerte.
Encina, endrino y romero
fulguran por las pendientes.
¡Gloria a los bosques gritaban!
con la conciencia consciente.

Repica El Pardo a campanadas,
¡cuán lozano resplandece!
Verdes lucen sus laderas,
verde su altivo relieve.
La luna risueña brilla
y brilla la blanca nieve;
brillan las trémulas ondas
de los estanques alegres.

Todo es sosiego en El Pardo.
¡Qué reposo tan solemne!


TORRE DE LA PARADA

Allí el pintor
pintó la aurora entusiasmado.
En un rapto emulador
y para compartir su gloria
con el encinar paradisíaco,
retuvo en sus sueños el paisaje.
Embelesado en su reparador descanso
inmortalizó monte y manantiales,
haciendo de su fresco un vergel.
El viento sopla en su pincel
y en los magnánimos rincones
de Torre de la Parada.
Monstruo alado
con pincelada fulgurante,
que impregna de gloria
las paredes y su memoria.

En El Pardo cicatrizó la llaga de la vida.
Poco a poco el viento soterrado
nos inunda el alma.
Ya nos alcanza el monte incesante
y un estertor de encinas
crepita a nuestro lado.
¿Qué monte nos reduce?
¿Qué silencio no nos llena?
Esta tierra nos redime del exilio.
Pozo incesante de vida,
nos infinita el tiempo…
torreon-el-pardo-poema-miguel-angel-cervantes

Soberano de  vientos y tormentas  de  ANGEL APARICIO SÁNCHEZ

¡He!, ¡He! Soberano de las praderas,
Rompedor del espejo de mis fuentes,
¡He!, ¡He! Hollador de arenas silentes
por el pisar de tu pezuña fiera.
Soberano de vientos y tormentas,
egoista rayano en calenturas,
andariego jinete de bravuras
altanera tu fina cornamenta.
La noche puso cita en tus caminos,
coparon los silencios las barreras
con plateos de arroyos cristalinos.
Sobre un cuadro de viejas talanqueras
al viento tus dos cetros astifinos
tremolan los rayos de tu bandera.
monjas-el-pardo-poema-miguel-angel-cervantes

A los parques de El Pardo.   EDUARDO PRIETO GARCIA
LA INSUFRIBLE AGUDEZA RELAJADA 

Los acordes que con paciencia aguardo 
Que surjan de esta mi vaga memoria 
No viven ni encuentran su ejecutoria 
En los otoñales parques de El Pardo. 
En fríos entresijos de la Historia 
Bucea inconscientemente Eduardo, 
Y, a veces, se le clava como un dardo 
La cruel experiencia declamatoria. 
Y la relajación de la agudeza 
No llena más un saco de mentiras 
Que una gélida jarra de cerveza. 
Y el torniquete que inclemente giras 
Estrangulando en raíz la belleza 
Será humo de funerarias piras.

El siguiente bloque es curioso porque una Romería tan particular no pensaba que tendría repercusión literaria, pero lo castizo  parece que contó para algunos. De estos haré otro post pronto porque llega la celebración y daré buena cuenta.

POEMAS DE Fiesta  Romería de SAN EUGENIO
José Jackson Veyán
Armando Oliveros y José María Castellví
Luis Mariano de Larra


El tercer bloque corresponde a la devoción del Cristo yacente de El Pardo que custodian los Hnos. Capuchinos en una ermita, que fue Seminario Seráfico y ahora Casa de Retiro. Un post compartido este mismo mes de septiembre de 2017: El Santísimo Cristo de El Pardo en la Poesía

POEMAS AL CRISTO DEL PARDO

Padre Julio Santos ofcap.
Fernando Rielo
Rosario de Cuenca Esteban
Padre Fermín de Mieza ofcap.
Padre Mauricio de Begoña ofcap.
Padre Modesto de Sanzoles ofcap.


GRACIAS
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Poeta, Conferenciante y Mentor de Escritura.
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

1 comentario:

  1. Hacía tiempo que no pasaba por ésta, tu casa digital. Gracias por compartir estas perlas para los que no pudimos estar.
    Un abrazo grande, campeón.

    ResponderEliminar

Gracias por participar =)