Donación A Escribir Desde El Alma

Otoños de los 80 del S.XX de Miguel Ángel Cervantes

PAZ Y BIEN
Recupero dos poemas "otoñales" que escribí en Salamanca, en mi época de la Facultad. Eran mis comienzos en plena posmodernidad.


blogdepoesia-poesia-miguel-angel-cervantes



“Hazte ese objeto que yo quiero que tu seas”
                                                 Luís Cartañá

 Estabas sentada en la escalinata
Sumida en la oscura celda del llanto
Cayendo el otoño escarchado amante
Cubriendo con fríos brazos algo frágil
Un halo
              Frontera que no traspasar
Temor al amparo de tu paraguas
Quizás a escurrir dedos el relente
Que cubre entre el mármol otra tristeza
Caudal gelatina para el transbordo
Calor de los labios
                                A otra pasión
Camino del pub más cercano el rímel
Se alarga en las lágrimas como el miedo
Porque no perdiste la dicha hoy
Menguante la luna en el claroscuro
Recuerdos nos dejan rendidas horas

Quisiera exiliarnos en el calypso
Ahora apartar todas esas nubes
Que sobran y hallarte muer o-diosa.



blogdepoesia-poesia-miguel-angel-cervantes-memoria



ABIERTO A LA MEMORIA

Desvencijar las alacenas pobladas de olvido
Aprisionando el idioma en gemidos pretéritos

Prestar asedio frío
                        Monarca de imágenes grises
A la ternura
                Rodeado equinoccio acequia
Tornasol
                Flor
                        Felicidad no acostumbrada a tener
Dulce patíbulo ocupada conciencia por folias
Mutiladoras

                Niño adentro no crecen los búhos

Mi corazón
                Abierto claustro por todos

                                                       Yo soy
Quizás clepsidra degollada por donde naufraguen
Otoños
                Sedas de camisas agónicas
                                                       Tribus

Encuentro estanques
                               Abrevar este júbilo lábil
Y dilatar la risa o el ámbar es ser-vicio embuste
Cambiar petate por dos bolsas de El Corte Inglés sobre
Letras sin cambio

                        Todavía no hicieron mis ojos
Su noviciado ni anudaron pañuelos o tubas
Para saciar el amor

                        Áspera espera en la plaza
Nunca jamás adiós
                        Clarión digo gesto
                                               Iglús
Fantasmagóricos y busco su-ave por esquinas
Preposición

                Quién suponía jofainas sin llanto
Donde lavase sueños
                               Sangre y
                                               Sudor en mi trébede?

Permanganato en la distancia y gotero con seis
Días cumplidos para no llegar nunca a trotar
Del Colorado el Cañón
                               De la sangre lo dúctil

Qué terracota desterrada!
                                       Qué mar encrespó
Salvaje estera o barbe-chales la noche!

                                                       Sufrí
Por los cilicios
                        Renací
                               Miento

                                       Cuánto bolsillos
Hasta escolleras
                        Arrancarme quedó los dos remos
Del son la angustia

                               Mis dos brazos enjambres sin aljibes
Necesitaban despejar los armarios con serpa
Apuntalar la quintería del ser para ser
La procesión en el envés de las cosas

                                                       Estola
El procesal dios diminuto sentido en el surco
No tiene

                Duda que la altura abisal sea móvil
El caso no tiene solución

                               Regalé sol y ficus
Ah celemín por si…
                              Tal vez
                                               La conciencia volátil
En los trapecios apalabrados se me rompe y
                                                               Cunde
Hasta fumar y deshacer el amor entre oboes

 Qué caramelo rajaría garganta en su anchura?
No fue acaso la cantata de Bach no cantada?

Aquel verano cambié voz
                                       Caminé hacia el sur
Cambié de sol
                        Jugué a bordar con ginebra las niñas
Por las que yo no cometí ningún acto tan malo
Como nos dice el catecismo

                                       Perdido en retretes
Este pecado se comprende por cuanto de ley
Hay en mentir

                        Seguiría en los montones
                                                               Soñar
Estalactitas
                Construyendo misterios
                                               Lo  n
                                                        ú
                                                           bil.

Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar =)