Donación A Escribir Desde El Alma

Poemas de Arcángeles: Miguel, Rafael, Gabriel el 29 Septiembre


PAZ Y BIEN
hoy 29 DE SEPTIEMBRE, DIA de mi SANTO quiero HONRAR a quienes nos acompañan como ENERGIA SENTIDA.

Poema a San Miguel Arcángel

Por la tarde,
a contraluz
te pareces
a San Miguel Arcángel.
Tu color oxidado,
tu cabeza de ángel –
guerrero, tu silencio
y tu fuerza…
Cuando arde
la tarde,
desciendes sobre mí
serenamente;
desciendes sobre mí,
hermoso y grande
como un Arcángel.
Arcángel San Miguel,
con tu lanza relampagueante
clava a tus pies de bronce
el demonio escondido
que me chupa la sangre…
Dulce María Loynaz

Siete Invocaciones a San Rafael Arcángel
I.
Excelso arcángel san Rafael, tú que con tu mismo nombre, 
que significa medicina de Dios, nos hiciste evidente tu virtud y tu carácter, 
sana, te suplico, mi alma de todas las enfermedades espirituales que me atormentan.

II.
Oh arcángel poderoso que, 
siendo uno de los siete notables espíritus que asisten al Trono del Altísimo, 
te dignaste bajo el nombre de Azaría servir de guía al joven Tobías, 
cuando debía ira a Rages para cobrar a Gabelo; 
ayúdame, para que aprenda de ti la humildad verdadera, 
me someta voluntariamente, de acuerdo con las diversas circunstancias, 
a las personas más bajas e ínfimas, 
y me adapte para ayudarlas en sus sufrimientos. 

III.
Oh, benigno Arcángel, 
que con gozo y placer extiendes tus sabias y celestiales enseñanzas 
en el espíritu del bienaventurado y dócil joven durante todo su viaje, 
vuelve flexible mi corazón a tus inspiraciones, 
para que sea puro en cada acción que lleve a cabo durante mi vida. 

IV.
Oh sabio arcángel, 
que al estar Tobías cerca de ser devorado por el monstruoso pez 
a orillas del río Tigris, le diste valentía para aferrarlo por las branquias 
y sacarle el corazón, el hígado y la hiel, para obtener prodigiosas ventajas; 
dame un valor similar, para que no sea presa de los tres enemigos capitales; 
por el contrario, al combatir intrépidamente, 
saque provecho y mérito de sus mismas insidias.

V.
Oh purísimo arcángel, 
que liberaste a Sara, hija de Raguel del demonio Asmodeo que la atormentaba, 
y lanzaste al demonio al desierto de Egipto; 
libera mi alma del espíritu inmundo, y aléjalo de mí, 
para que no me venza, ni quede infestado por ese enemigo lisonjero.

VI.
Oh brillante arcángel, 
medicina de Dios, que enseñaste a Tobías 
la manera de quitar la densa niebla de los ojos de su viejo padre, 
y así devolverle perfectamente la vista; 
quita cualquier velo de mis ojos y mi mente, 
para que conozca con claridad la voluntad de Dios, 
y pueda servirlo fielmente y con perseverancia.

VII.
Oh benéfico arcángel, 
que tú, finalmente, tras custodiar sano y salvo a Tobías, 
colmado de riquezas, con su esposa elegida lo volviste papá; 
vela sobre mí tu humilde servidor, 
para que al mantenerme ileso de cualquier mancha de culpa, 
pueda tras mi peregrinación en la tierra, lleno de virtud 
y adornado con vestidos nupciales, ser presentado a mi Padre celestial. Así sea. 
beato Bartolo Longo


SAN GABRIEL

I
Un bello niño de junco,
anchos hombros, fino talle,
piel de nocturna manzana,
boca triste y ojos grandes,
nervio de plata caliente,
ronda la
desierta calle.
Sus zapatos de charol
rompen las dalias del aire,
con los dos ritmos que cantan
breves lutos celestiales.
En la ribera del mar
no hay palma que se le iguale,
ni emperador coronado,
ni lucero caminante.
Cuando la cabeza inclina
sobre su pecho de jaspe,
la noche busca llanuras
porque quiere arrodillarse.
Las guitarras suenan solas
para San Gabriel Arcángel,

domador de palomillas
y enemigo de los sauces.
San Gabriel: el niño llora
en el vientre de su madre.
No olvides que los gitanos
te regalaron el traje.

II
Anunciación de los Reyes,
bien lunada y mal vestida,
abre la puerta al lucero
que por la calle venía.
El Arcángel San Gabriel,
entre azucena y sonrisa,
biznieto de la Giralda,
se acercaba de visita.
En su chaleco bordado
grillos ocultos palpitan.

Las estrellas de la noche
se volvieron campanillas.
San Gabriel: Aquí me tienes
con tres clavos de alegría.
Tu fulgor abre jazmines
sobre mi cara encendida.
Dios te salve, Anunciación.
Morena de maravilla.
Tendrás un niño más bello
que los tallos de la brisa.
¡Ay, San Gabriel de mis ojos!,
!Gabrielillo de mi vida!
Para sentarte yo sueño
un sillón de clavellinas.
Dios te salve, Anunciación,
bien lunada y mal vestida.
Tu niño tendrá en el pecho
un lunar y tres heridas.
¡Ay, San Gabriel que reluces!
¡Gabrielillo de mi vidal!

En el fondo de mis pechos
ya nace la leche tibia.
Dios te salve, Anunciación.
Madre de cien dinastías.
Áridos lucen tus ojos,
paisajes de caballista.

*

El niño canta en el seno
de Anunciación sorprendida.
Tres balas de almendra verde
tiemblan en su vocecita.

Ya San Gabriel en el aire
por una escala subía.
Las estrellas de la noche

se volvieron siemprevivas.

Federico García Lorca


***
El Papa Francisco en 2017 dijo en la homilía del 29 de septiembre:
“Miguel ayuda en la lucha; cada uno sabe qué lucha tiene hoy en su vida. Cada uno de nosotros sabe la lucha principal, la que pone en riesgo la salvación. Ayúdanos. 
Gabriel, llévanos noticias, llévanos la Buena Noticia de la salvación, que Jesús está con nosotros, que Jesús nos ha salvado y nos da esperanza.
 Rafael, tómanos de la mano y ayúdanos en el camino para no equivocarnos de camino, para no permanecer parados. Siempre caminar, pero ayudados por ti”.

blog-de-poesia-miguel-angel-cervantes


Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar =)