Donación A Escribir Desde El Alma

Poesía Australiana

blog-de-poesia-miguel-angel-cervantes-australia

PAZ Y BIEN
No pretendo hacer una antología de poetas australianos. Estos últimos meses Australia arde por todas sus lindes. Es de justicia que podamos arder nosotros por dentro con buena literatura encendida en ese continente isleño.
Comparto el final de Cinco Campanas  


"... ¿Dónde has ido? La marea está sobre ti,
el turno del agua de medianoche está sobre ti,
como el tiempo ha terminado, y el misterio,
y la memoria, la inundación que no fluye.
No tienes suburbio, como esos muertos más fáciles
en literas privadas de disolución puestas ...
La marea sube, las olas cabalgan sobre ti
y dejan caer sus sombras como cabello brillante,
pero son agua; y los rosas marinas se doblan
como lirios en tus dientes, pero son malas hierbas;
Y tú solo eres parte de una Idea.
Sentí que la humedad empujaba las bolas negras de sus pulgares.
La noche que moriste, sentí que tus tímpanos se agrietaban,
y la corta agonía, el sueño más largo,
La nada que no era ni larga ni corta;
Pero estaba atado y no podía ir por ese camino.
Pero estaba ciego y no podía sentir tu mano.
Si pudiera encontrar una respuesta, solo pudiera encontrar
Tu significado, o podría decir por qué estabas aquí
¿Quién ahora se ha ido? ¿Qué propósito te dio aliento?

Miré por la ventana en la oscuridad,
a las olas con plumas de diamantes y peines de luz
que arquearon sus espaldas de caballa y golpearon la arena
en la lluvia de la luna, ese enorme y recto esmalte,
y barcos lejos dormidos, y boyas del puerto
arrojando sus bolas de fuego cansados ​​de cada uno,
e intenté escuchar tu voz, pero todo lo que escuché
fue el silbido de un bote y el chirrido
de las voces de las aves marinas a lo lejos, y las campanas,
Cinco campanas. Cinco campanas sonando fríamente.


Kenneth Slessor


Ahora tomo el comienzo de un poema del que dicen el más grande escritor de Australia, Henry Lawson.

"Sólo me desperté esta mañana
Para encontrar que el mundo es justo-
voy a los cuarenta años,
Con apenas un pelo gris;
Me voy a los cuarenta años,
Donde comienza la vida del hombre fuerte,
Con la escasez de un signo de patas de gallo,
A pesar de todos mis pecados.


A continuación, aquí están los Cuarenta que viven!
Los Cuarenta! Los Cuarenta!
A continuación, aquí están los cuarenta que viven!
Estamos bien por diez años más. (...)"

blog-de-poesia-miguel-angel-cervantes-vida

Como en Australia desde la luna se ve con los cielos en llamas, comparto este poema de Christofer Brennan:


FUEGO EN LOS CIELOS

Fuego en los cielos, y fuego a lo largo de las colinas,
Y el fuego se solidificó en la piedra pedernal,
guijarro de masa gruesa o dispersa, fuego que se llena
la hora sin aliento que vive solo en fuego.

Este valle, hace mucho tiempo la cama del paciente
de inundaciones que produjeron su amplitud antigua,
en la quietud de la cripta egipcia extendida,

permanece ahogado en el estado de ánimo tirano del mediodía.

Detrás del velo del silencio ardiente atado,
innumerable pequeñez ocupada de la vasta vida
se silencia en un borroso sonido conjeturado
que embota el cerebro con un peso inactivo, a menos que

un pinchazo deslumbrante deja que la estridencia se agolpe

en el punto de tortura de la cigarra.



Y acabo con otro gran poeta australiano, Less Murray, y un poema traducido por Abrahan Gragera, que me parece muy significativo por lo que toca:


Las religiones son poemas. Hacen confluir
nuestra vigilia y nuestros sueños, nuestras emociones,
instintos, nuestros gestos innatos, nuestro aliento

en el único todo concebible: la poesía.

Nada de lo dicho fue soñado más allá de las palabras
y nada es verdadero hasta que no figura en ellas.

Un poema, al lado de una religión organizada,

es como la breve noche de bodas de un soldado,
por la que ha de vivir y de morir. Pero esta es una pobre religión.

La plena religión es el poema largo que amorosamente se repite:

como cualquier poema, ha de ser completo, inagotable,
con giros que nos hagan preguntarnos ¿por qué hizo esto el poeta?

No se puede rezar una mentira, dijo Huckleberry Finn:
no se puede poetizar con otra. Es el mismo espejo:
mudable, oblicuo, que llamamos poesía,

y que una vez centrado, llamamos religión,
y dios es la poesía atrapada en cualquier religión,
atrapada, no presa: atrapada como en un espejo
que él atrae, siendo en el mundo lo que la poesía
es al poema, una ley contra su clausura.

Siempre habrá religión en torno mientras haya poesía
o mientras falte. Ambas son un don, e intermitentes,
como el vuelo de esos pájaros –palomas moñudas, rosellas multicolor-
que cierran las alas, las baten, y las cierran de nuevo.


GRACIAS, y espero que este repaso por los grandes escritores australianos TE HAGA SENTIR MÁS ESTE PAIS del que muchos nos enamoramos con Cocodrilo Dandy.
blog-de-poesia-miguel-angel-cervantes-logo
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar
Miguel Ángel Cervantes Almodóvar

Poeta y mentor de personas creativas bloqueadas y escritores

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar =)